Welcome to the all-new Vetlearn

  • Vetlearn is getting a new home. Starting this fall,
    Vetlearn becomes part of the NAVC VetFolio family.

    You'll have access to the entire Compendium and
    Veterinary Technician archives and get to explore
    even more ways to learn and earn CE by becoming
    a VetFolio subscriber. Subscriber benefits:
  • Over 500 hours of interactive CE Videos
  • An engaging new Community for tough cases
    and networking
  • Three years of NAVC Conference Proceedings
  • All-new articles (CE and other topics) for the entire
    healthcare team

To access Vetlearn, you must first sign in or register.

registernow

  • Registration for new subscribers will open in September 2014!
  • Watch for additional exciting news coming soon!
Become a Member

Reference Desk

Infecciones del Oído y su Mascota

    • Cualquier mascota puede desarrollar una infección de oído, independientemente de la forma del oído, la exposición al agua (natación), o la cantidad de pelo en el interior del canal auditivo.
    • Alergias u otras enfermedades subyacentes pueden causar que se desarrollen infecciones de oído.
    • El diagnóstico se basa en los hallazgos del examen físico, pero se pueden recomendar pruebas diagnósticas para investigar los factores subyacentes que contribuyen a la infección.
    • El tratamiento generalmente consiste en aplicar un medicamento en los oídos, pero la identificación y tratamiento de las causas subyacentes ayuda a garantizar el éxito del tratamiento y reduce la probabilidad de reinfección.

    ¿Qué es una infección de oído?

    Las infecciones del oído comienzan generalmente con la inflamación de la piel en el interior del conducto auditivo externo. Una vez que la inflamación está presente, se establecen las secreciones, enrojecimiento y otras características de una infección de oído.

    Cualquier mascota puede desarrollar una infección de oído, independientemente de la forma del oído, la exposición al agua (natación), o la cantidad de pelo en el interior del canal auditivo. Alergias y otras enfermedades sistémicas (enfermedades que afectan a todo el cuerpo) están comúnmente involucradas en el establecimiento de las infecciones de oído y en el mantenimiento de su continuidad.

    El término médico para una infección de oído es otitis. Las infecciones del oído tienden a comenzar en el conducto auditivo externo, pero pueden progresar y comprometer el canal del oído medio y el oído interno.

    ¿Qué causa las infecciones de oído?

    Las infecciones de oído en los perros y gatos son frecuentemente el resultado de un problema subyacente. Las condiciones que pueden conducir al desarrollo de una infección de oído incluyen los siguientes:

    • Alergias (alimentos o alergia por inhalación)
    • Ácaros del oído
    • Pólipos u otros crecimientos en el conducto auditivo
    • Enfermedades sistémicas como la enfermedad de la tiroides y la enfermedad de la glándula suprarrenal (en perros)
    • Cuerpos extraños en los oídos, incluyendo tierra, arena o material de plantas

    Las infecciones del oído comienzan con una inflamación del tejido dentro del canal auditivo. Una vez que la inflamación se ha establecido, bacterias y hongos toman ventaja de estas condiciones para infectar el oído. Esto significa que cuando su veterinario está tratando de diagnosticar y tratar una infección de oído, se debe considerar la causa subyacente, junto con la infección del oído en sí y otras infecciones bacterianas o de hongo que pueden complicar la condición.

    ¿Cuáles son los signos clínicos de una infección de oído?

    Las infecciones del oído son dolorosas. Algunas mascotas pueden incluso tratar de morder a alguien que intente tocar sus orejas o la cabeza. Los signos clínicos de la otitis dependerán de la severidad de la inflamación, pero pueden incluir los siguientes:

    • Sacudido de la cabeza o frotamiento de la cabeza y las orejas en el suelo o en los muebles
    • Rascado de las orejas
    • Secreciones de las orejas, que a veces pueden tener muy mal olor
    • Enrojecimiento del canal auditivo y oreja; las orejas también pueden estar calientes al tacto

    Algunos perros con otitis severa pueden llorar o gemir mientras se frotan y se rascan las orejas. Algunas mascotas se rascan tan fuertemente que sus uñas crean heridas en la piel alrededor de su cara, cuello y orejas. Si la otitis es grave o crónica, el conducto auditivo externo puede comenzar a engrosarse y deformarse. Este engrosamiento puede hacer la abertura del oído muy estrecha, por lo que la limpieza de los oídos se vuelve más difícil. La infección y trauma también pueden dar lugar a ulceraciones en el interior del canal auditivo.

    Infecciones de oído crónicas o graves que se originan en el conducto auditivo externo puede dañar el tímpano, provocando la pérdida de audición. Además, la progresión de la infección hacia el oído medio e interno puede estar asociada con signos clínicos más severos, incluyendo el desarrollo de una inclinación de cabeza, falta de coordinación, dificultad para estar de pie o caminar, y un aumento del dolor.

    ¿Cómo se diagnostica una infección de oído?

    La historia clínica y el examen físico pueden proporcionar información valiosa a su veterinario cuando se trata de diagnosticar una infección de oído. La historia médica puede incluir tratar de determinar por cuánto tiempo ha estado la infección presente en el oído, si esto ha ocurrido antes, y si se ha observado cualquier otro signo de enfermedad. Los hallazgos de la exploración física pueden revelar la existencia de una enfermedad subyacente, como la enfermedad de la tiroides (en perros).

    El diagnóstico de otitis suele basarse en los hallazgos del examen físico, enrojecimiento, inflamación, secreción, y otros cambios en el oído pueden indicar una infección de oído. La determinación de la causa de la infección generalmente requiere pruebas de diagnóstico. Por ejemplo, se pueden diagnosticar ácaros del oído mediante el examen de una pequeña cantidad de material de la oreja bajo un microscopio. Si su veterinario sospecha de una infección bacteriana o por hongos, él o ella puede recomendar cultivos y pruebas de sensibilidad del material en el interior de la oreja de su mascota. Para realizar esta prueba, su veterinario coloca un hisopo pequeño, estéril en la zona exterior del canal auditivo de su mascota para recoger algunos residuos. Este material se envía a un laboratorio de diagnóstico, donde pueden analizarlo para determinar exactamente qué bacterias u hongos están presentes. Esta información ayuda a su veterinario a determinar los mejores medicamentos para tratar la infección. Si se sospecha de una enfermedad subyacente, como enfermedad tiroidea, enfermedad de la glándula suprarrenal, o alergia, se puede recomendar pruebas de sangre u otras pruebas de diagnóstico.

    Es probable que su veterinario también limpie los oídos de su mascota para eliminar tantos residuos como sea posible antes de comenzar el tratamiento.

    ¿Cómo se trata una infección de oído?

    Su veterinario probablemente le recetará medicación (generalmente ungüento o gotas) que se puede colocar directamente en el oído de su mascota para el tratamiento de la infección del oído. Si hay una infección secundaria por bacterias u hongos, también se pueden recomendar antibióticos o medicamentos antimicóticos orales. En algunos casos, su veterinario puede recomendar esteroides por vía oral o tópica para ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación y hacer que su mascota esté más cómoda cuando se traten sus oídos. Por supuesto, la identificación y el tratamiento de la causa subyacente de la infección son críticos para asegurar el éxito del tratamiento y la reducción de las posibilidades de reinfección.

    La enfermedad de tiroides y enfermedad de la glándula adrenal generalmente se puede controlar con medicación, pero la terapia es a largo plazo, a menudo por toda la vida de la mascota. Del mismo modo, las mascotas que desarrollan infecciones del oído a causa de alergias, quizás tengan que cambiar a una dieta hipoalergénica o recibir tratamiento a largo plazo para las alergias por inhalación. Por el contrario, las infestaciones por ácaro del oído se resuelven con relativa rapidez con el tratamiento y sólo tienden a reaparecer si la mascota está nuevamente expuesta a los ácaros del oído.

    En muchos casos, los oídos pueden empezar a verse mejor después de sólo unas pocas aplicaciones de la medicación. Sin embargo, se aconseja dar todos los medicamentos según las indicaciones por el curso completo del tratamiento. Su veterinario puede recomendar exámenes de control durante el curso del tratamiento para observar como está respondiendo la enfermedad a la terapia. Avise a su veterinario de inmediato si los oídos de su mascota empiezan a verse peor, si el problema parece regresar después de completar el tratamiento, o si se observan otros signos de enfermedad.

    La limpieza de oídos periódicamente es una parte importante del tratamiento de otitis. Si se siente incómodo limpiando los oídos de su mascota, pídale a su equipo veterinario que revisen los procedimientos de limpieza del oído con usted.

    En algunos casos graves o crónicos, se puede recomendar cirugía para prevenir que la otitis vuelva a suceder.

    didyouknow

    Did you know... In feline pemphigus foliaceus, transient pustules are rarely found, but erosions and yellow crusts are common.Read More

    These Care Guides are written to help your clients understand common conditions. They are formatted to print and give to your clients for their information.

    Stay on top of all our latest content — sign up for the Vetlearn newsletters.
    • More
    Subscribe